• Blog

    Cuando dejas que Dios tome las riendas…

    La semana pasada pasé un largo rato en el  Santísimo. Llorando le pedí que me pusiera en el camino en el que debía estar. Que me sentía aburrida y abatida por la lucha diaria que implica estar en un lugar…